sábado, 27 de marzo de 2010

Amores que matan

- ¡Quiéreme! - ladró el perro a la niña.
Y la niña lo quiso tanto, tantísimo, que el perro murió asfixiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario