viernes, 26 de marzo de 2010

Cecilia

En tu aliento reside la esperanza
de la locura aún no concebida.
Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario