viernes, 26 de marzo de 2010

Defectuosa

¿Y por qué los defectos
han de saltar a la vista?
¿Por qué no borrarlos,
a ritmo lento,
poco a poco,
destrozarlos?


Aunque,
¿que importan ya los defectos,
si invisible es el sujeto
de tan vana exactitud?

No hay comentarios:

Publicar un comentario