sábado, 20 de marzo de 2010

El hombre de la pipa fuma.

El hombre de la pipa fuma para que a través del humo,
no se vean sus lágrimas negras.
El hombre de la pipa fuma mientras acuna la manta rosada que ocupa el lugar de su hija.
El hombre de la pipa fuma pensando donde estará (o no) la sonrisa perdida que él mismo abandonó.
El hombre de la pipa fuma, fuma, y fuma, para no tener que recordar que no fue padre, ni hombre de la pipa, sino nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario