domingo, 7 de marzo de 2010

Psicólogo

Y gritó callada en la habitación oscura
la causa hiriente de la voz sonora,
que sanó la piel de mirada rota,
para dar lugar a la atroz cordura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario